Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las Cortes Constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Esperar a los políticos o cambio de foco.

Nació Digital. Logotipo.Nació Digital. Martes, 29 de Enero del 2019.

Tribuna Abierta.

Esperar a los políticos o cambio de foco.

«Urge un cambio de foco: sacarlo de una vez de los partidos y enfocarlo al pueblo, promoviendo la fase ciudadana constituyente desde las organizaciones sociales comprometidas con el proceso de emancipación colectivo».

Por Lluís Planas. Martes, 29 de Enero de 2019 a las 16h20’.

Desde hace décadas que el foco de nuestra sociedad está encima de los políticos. Cuando hablan, una retahíla de micrófonos casi les tapan la cara, como si hablara Dios descendido en la tierra, como si encarnaran todo el país, el poder. Xirinacs decía que esto es señal de masificación del pueblo, de atrofia de la demótica y de hipertrofia de la política. Por un buen funcionamiento de la sociedad y del mundo hay que equilibrar ambos platillos de la balanza. Y para el proceso catalán, también.

Si el octubre de hace un año no se culminó el resultado del referéndum, se culpa a los políticos. Pero, ¿donde estaba el pueblo? ¿Por qué no actuó en lugar de restar parados esperando la señal de los líderes? ¿Qué pasa cuando los líderes no actúan por el motivo que sea? Si somos pueblo, actuemos pues como pueblo.

Si ahora los partidos están desunidos, hay quién se apresura a decir que el proceso se ha acabado. Y si el proceso se redujera a las capacidades de los políticos, tendrían razón. La ANC dirige su discurso y plan de acción a presionar más y más a los políticos para que culminen el proceso. ¿Queréis decir que pueden hacer mucho más? ¿No valdría más asumir que el primer embate de hace un año y pico se perdió, por lo que sea, y que a raíz de esto los políticos se quedaron en falso, sin más margen de maniobra, en el abismo que hay entre el autonomismo y la independencia, trinchados en medio del engranaje estatal?

¿No es absurdo ahora mirar de actuar con una supuesta coherencia de gestos cuando de facto se sucumbió a la amenaza de la ley autoritaria del amo? No culminamos y estamos todavía de lleno en el autonomismo español. ¿De qué sirve pues pretender hacer ver lo que no somos, todavía? Parecería más astuto enfocar la energía hacia adentro, hacia una estrategia unitaria sabia y creativa que se dirija a un nuevo embate democrático y no-violento, esta vez sí, ganador. Y dejar de hacer ver lo que no se es y de luchas partidistas de bajo nivel.

Por otro lado, el foco, el centro de la estrategia nacional tampoco pueden ser los presos. Ellos mismos no se cansan de repetirlo. Esto sería un triunfo del opresor. Juegan un papel imprescindible en el proceso: ellos son la lámpara encendida. Pero no pueden ser el centro de las acciones, no al menos sin trabajar principalmente en la estrategia por la república.

Esta estrategia tan buscada y parece que no encontrada todavía por el conjunto de actores políticos y sociales, el sentido común nos dice que no es tan difícil y que tendría que pasar por generar un nuevo 1-O, pero ahora en la pantalla siguiente, que es la constituyente, de forma que permita plantear un nuevo hito unitario de país, superar el argumento internacional del 50% de los votos y rehacer la cohesión social que permita encarar con el mismo espíritu del post 1-O el nuevo embate no-violento, esta vez sí, sostenido hasta la caída del muro. Todo lo que no pase por aquí puede resultar o bien sumisión (con el argumento de años de ensanchar base no se sabe como) o bien impaciencia perdedora (pretender la culminación a pesar de tener el país disgregado, con bajo tono e ignorando la determinante excusa internacional de no llegar al 50% de apoyos).

La síntesis alquímica estratégica de todos estos factores se podría formular en tres pasos:

  1. Vertebrar la ciudadanía territorialmente a caballo de los diálogos constituyentes locales (apoderamiento).
  2. Multireferéndum con los resultados deliberativos (el nuevo 1-O).
  3. Movilizaciones por la ruptura democrática gracias al apoderamiento logrado.

Es decir, organizar una serie de ciclos temáticos deliberativos en todos los pueblos y ciudades sobre cómo queremos la República durante, pongamos por el caso, medio año u ocho meses, con comunicación potente y alentadora, de manera autoorganitzada y vertebrando la ciudadanía desde los municipios, comarcas y veguerias.

Estos ciclos se dirigirían a un multireferéndum de acuerdo con los resultados deliberativos que aspiraría a superar los resultados del 1-O. A partir de este nuevo punto de cohesión y de apoderamiento ciudadano, ante la más que previsible negativa estatal a aceptar los resultados, las subsiguientes movilizaciones sostenidas brotarán por todas partes con fuerzas reagrupadas y habiendo tumbado el argumento de una mayoría insuficiente, con objeto de forzar, esta vez sí, la ruptura que permita culminar la fase institucional del proceso constituyente.

Y para activar este proceso y salir del callejón sin salida urge un cambio de foco: sacarlo de una vez de los partidos y enfocarlo al pueblo, promoviendo la fase ciudadana constituyente desde las organizaciones sociales comprometidas con el proceso de emancipación colectivo. Si somos pueblo, actuemos como pueblo.

A los partidos ni los corresponde impulsarlo ni aunque quisieran podrían, por el hecho de estar bloqueados internamente y entre sí y porque su campo de acción es otro. Les corresponde, eso sí, dar el máximo apoyo y su compromiso con los resultados.

Si las organizaciones se ponen de acuerdo al activar estos tres pasos (se está trabajando) los partidos no podrán más que sumarse y habremos encontrado el nueva coyuntura, el hilo que tense y oriente nuevamente todo el país hacia un mismo punto de fuga en el horizonte, tal como fue el 1-O: ahora, el multireferéndum constituyente. Se acabarán así las aguas estancadas que van pudriendo más y más las relaciones políticas, el agua correrá de nuevo y el molino volverá a girar.

La clave, pues, consiste en hacer máxima la piña de todo el castillo: un proceso participativo extensivo en cada barrio y municipio, en cada colegio electoral. Sería este el deseable Foro Social Constituyente, superando con creces lo que pueda llegar a plantear el Consejo Asesor que, según ha transcendido, parece que plantea un modelo pareciendo al islandés, integrado por organizaciones y unos centenares de ciudadanos escogidos al azar –tengamos presente que la propuesta islandesa se ha quedado en un cajón, y esto sin un estado represor encima–. Por mucho que se pretenda hacer tantos debates como se pueda, si no se orquesta cada tema simultáneamente en todo el país, difícilmente se logrará una participación suficientemente extensiva que sirva para autoorganizar (apoderar) la ciudadanía.

No olvidemos que en el paradigma catalán, que no es el de un contexto democrático, sin esta articulación de cara a las posteriores movilizaciones el proceso no tiene recorrido real y daría la razón a quienes dicen que el proceso constituyente, sin ruptura previa, es sólo dilación. Pero la cosa cambia radicalmente si se plantea como estrategia de apoderamiento del país y de ensanchamiento de base por la ruptura.

Sea como fuere, sería inteligente dejar de mantener el foco sobre los actores equivocados y girarlo hacia el pueblo, que es a quien le corresponde descoyuntar la situación y articular todo este gran castillo donde tendrán que participar todos los actores demócratas. Cierto que es imprescindible la unidad y comunión política demostrada el 1-O, pero es el pueblo el primer eslabón del nuevo acto. Dejemos de mirar y de criticar como los líderes se pelean. Si somos pueblo, actuemos pues como pueblo y el agua estancada de nuevo correrá. Enhebremos la aguja.


Lluís Planas HerreroLluís Planas.
Impulsor del movimiento Catalunya Democràcia Plena - La Marxa Som, del Camino de los Países Catalanes y de la Masia El Negre - Fundació Vidabona (centro difusor del legado de Xirinacs, de quien fue colaborador). Twitter: @lluisplanash


Enlace del artículo original en catalán:

https://www.naciodigital.cat/opinio/19046/esperar/politics/canvi/focus


Enlaces relacionados:

38 ideas fuerza para avanzar en una estrategia civil noviolenta que haga frente a usurpaciones de las instituciones o golpes de estado y a agresiones exteriores o ocupaciones territoriales. Gene Sharp.

La revuelta pacífica (1). Entender la estrategia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (2). Gandhi y la perseverancia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (3). Serbia: Doce jóvenes tumban la dictadura de Milosevic. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (4). Solidaridad: las mujeres invisibles de la resistencia no violenta polaca. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (y 5). ¿Qué se esconde detrás la historia de Rosa Parks? Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica. El hombre que tumbaba dictaduras con libros: Gene Sharp (1928-2018). Eduard Peris.

Pepe Beúnza: «Cuando quieres cambiar una sociedad injusta y violenta debes asumir riesgos y uno de ellos es la cárcel». Surtdecasa.cat.

Lluís Fenollosa: «El conflicto que se gana por la fuerza siempre rebrota». El Periódico de Catalunya. Gemma Tramullas.

Las múltiples caras de «nuestra sal». Lluís Planas Herrero.

Porqué hay que llevar un lazo amarillo. Pepe Beúnza.

Comentarios sobre el 1-O. Pepe Beúnza.

Pepe Beúnza: «Si no fuera por la desobediencia civil, todavía estaríamos en las cavernas».

Carta a un policia armado. Lluís Maria Xirinacs.

Acto de recuerdo del legado de Xirinacs en el barrio barcelonés de la Sagrada Familia.

Bruselas «si el Estado impide el 1-O».

Vaga de fam per Catalunya. Diari de vint-i-un dies (Huelga de hambre por Cataluña. Diario de veintiún días). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

L'espectacle obsessiu. Diari de presó-I/1974 (El espectáculo obsesivo. Diario de prisión-I/1974). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

Entro en el gran buit. Diari de presó-II/1975 (Entro en el gran vacío. Diario de prisión-II/1975). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

La no-violència en la pau i en la guerra (La no-violencia en la paz y en la guerra). Mohandas Karamchand Gandhi (pdf, en catalán). Introducción: Lluís Maria Xirinacs (en castellano).

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto