Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Solidaridad: las mujeres invisibles de la resistencia no violenta polaca.

El Nacional. Logotipo.El Nacional. Domingo, 10 de diciembre de 2017.

La revuelta pacífica (4).

Solidaridad: las mujeres invisibles de la resistencia no violenta polaca.

Anna Walentynowicz y Lech Walesa en una misa en los astilleros Lenin en Gdansk, en agosto de 1980. Foto: Alchetron KFP.Eduard Peris y Xavier Carmaniu.
Foto: Alchetron KFP.
Barcelona. Domingo, 10 de diciembre de 2017.
Tiempo estimado de lectura: 6 minutos.

Polonia, 1989. En poco menos de diez años, con organización, movilización y una agresiva campaña de resistencia no violenta (RNV), el movimiento obrero Solidaridad hizo caer el régimen prosoviético gracias a la participación clave de las mujeres.

Solidaridad lo fundó Lech Walesa en 1980 en los astilleros de la ciudad de Gdansk. El movimiento presionó al régimen hasta que consiguió que organizara unas elecciones, que llevaron Walesa a la presidencia del país. Lo que se vivió en Polonia contribuyó a provocar un efecto dominó, debilitando los gobiernos prosoviéticos de la Europa Central y del Este hasta que el muro de Berlín cayó. Solidaridad ha sido uno de los ejemplos de RNV más reconocidos por la opinión pública y siempre ha sido un referente en el sector sindical, pero... ¿se habla mucho de sus mujeres?

Las mujeres polacas saber actuar de forma extraordinaria en unos tiempos particularmente difíciles, siempre en el anonimato. Sin su perseverancia, sacrificio y capacidad de liderazgo, el movimiento de Walesa probablemente no habría existido, aplastado por las acciones represivas del régimen. Shana Penn, Cruz de Mando de la Orden polaca del Mérito, en su estudio Solidarity Secret: The Women Who Defeated Communism in Poland, aportó los testimonios necesarios para arrojar luz sobre la participación de las mujeres en el proceso de liberación de Polonia.

La contribución de las mujeres a la resistencia no violenta polaca fue patente desde que Solidaridad nació a consecuencia de una huelga para solicitar la readmisión de un grupo de trabajadores particularmente contestatarios que habían sido despedidos, entre los que se encontraban Anna Walentynowicz y Lech Walesa (en la foto, en una misa de protesta en las Drassanes «Lenin», de Gdansk, en agosto de 1980).

Walentynowicz había trabajado en los astilleros desde el 1950, pero se fue desencantando del modelo socialista y se convirtió en una de las líderes sindicales más influyentes de la instalación, en parte debido a su mirada crítica sobre el sistema que para fuerza implicaba adoptar una actitud objetora. Walentynowicz fue despedida en 1980. Los trabajadores, admirados por su coraje, se solidarizaron con ella y decidieron comenzar una huelga; se cerraron los astilleros al tiempo que reclamaban su readmisión, exigían mejoras salariales. El eco de la huelga hizo que la solidaridad con los afectados se extendiera por todo el país.

Una vez el director de los astilleros aceptó las condiciones de los huelguistas, los obreros comenzaron la retirada. No fue el caso de Walentynowicz y tres compañeras, que tomaron la decisión espontánea de cerrar las puertas del edificio todo reprochando a los trabajadores que se habían vendido «por un plato de sopa», olvidando que el objetivo real era conseguir un cambio social profundo y permanente. Uno de los primeros en ser seducido por la reflexión de aquellas mujeres fue Lech Walesa.

Walentynowicz, con el megáfono. Lech Walesa, detrás.
Walentynowicz, con el megáfono. Lech Walesa, detrás.

La huelga continuó hasta conseguir la legalización de los sindicatos, un derecho social perseguido tiempo atrás. Este fue el nacimiento de Solidaridad, que pasó rápidamente de ser un sindicato de trabajadores a convertirse en un movimiento revolucionario mediante una campaña de resistencia no violenta particularmente efectiva. En esta campaña se incluyó, por ejemplo, un batería de acciones para forzar el despido de funcionarios corruptos así como la organización de marchas pacíficas masivas.

En Solidaridad fue particularmente activa Barbara Labuda, destacada activista del movimiento en Wroclaw. Para Labuda, profesora de la universidad de aquella ciudad, la clave del movimiento de resistencia no violenta era la educación de sus miembros. Labuda reclutaba compañeros de la facultad y organizaba clases nocturnas en que trataba temas como «la historia de las instituciones democráticas» y los «sistemas políticos». Estas clases fueron tan populares que fueron seguidas por miles de alumnos, y su modelo de enseñanza se reprodujo en todo el país.

Con estas medidas, los miembros de Solidaridad supieron animar buena parte de los colectivos importantes de la sociedad polaca, como intelectuales, trabajadores, estudiantes y eclesiásticos. El éxito de Solidaridad asustó hasta tal punto a las autoridades, que el 13 de diciembre de 1981 el régimen prosoviético promulgó la ley marcial. Sacó el ejército a la calle, cortando las comunicaciones y ilegalizando el movimiento. Todos los activos del grupo fueron transferidos a un sindicato progubernamental y más de 6.000 personas, entre las que 38 miembros de la plana mayor, fueron encarcelados –uno de ellos Lech Walesa–. El régimen comunista creyó que si en suprimía el liderazgo, el movimiento sería incapaz de continuar operando.

Las medidas no fueron suficientes. El hecho de que Solidaridad naciera en una sociedad marcadamente patriarcal (a pesar de las promesas de igualdad de género del socialismo) fue providencial. Como dijo Labuda, «las mujeres no tenían igualdad real bajo el comunismo... [El régimen] trataba a las mujeres como seres inferiores». Esta frase recalca que las mujeres ya habían adquirido el argumentario necesario en la reclamación de los derechos ignorados por el régimen. Además, el encarcelamiento masivo de los hombres les ofrecía un espacio para actuar. Ahora tenían la oportunidad de asumir el liderazgo del movimiento, de ocupar un vacío que de otra manera nunca habrían podido ocupar.

Apenas declarada la ley marcial, siete mujeres se unieron para garantizar la continuidad de Solidaridad, convirtiéndolo en un movimiento clandestino altamente organizado. Conocidas como el Damska Grupa Operacyjna (DGO, en polaco Grupo de Operaciones de Mujeres), se convirtieron en las líderes anónimas del movimiento durante la ley marcial. Empezaron para esconder los pocos dirigentes que no habían sido detenidos y facilitaron la comunicación entre ellos. Además crearon la revista Tygodnik Mazowsze («Semanario Regional»). Las revistas clandestinas representaban una manera eficiente de propagar ideas sin requerir tanta participación, dado que la libertad de prensa era inexistente y que participar en mítines políticos resultaba muy peligroso debido a la violencia represora de las fuerzas policiales y militares.

El grupo llenó la revista de contenido y aseguró su impresión en lo que llamaban «oficinas volantes» (casas particulares, sótanos, iglesias e incluso vehículos) que alternaban sistemáticamente para minimizar riesgos. Para asegurar la distribución se sirvieron de miles de seguidores, y así se llegó a una tirada de 80.000 ejemplares semanales. Tygodnik Mazowsze rompió el monopolio informativo del régimen.

Las Damska Grupa Operacyna, activas en Varsovia, también reestructuraron y descentralizaron el movimiento para asegurar su anonimato a la vez que organizaban protestas y gestionaban las cuentas de Solidaridad. Las mujeres se convirtieron en el centro neurálgico del movimiento en la época más dura de la represión. Como explicó Labuda a Penn en una entrevista:

«Los hombres eran nominalmente responsables del movimiento. Pero tras la imagen de nuestros hombres campeones de la clase obrera, se situaron las mujeres, que hicieron el trabajo conceptual y organizativo (...). Éramos discretas porque teníamos que esconder nuestras identidades a la policía. De lo contrario, habrían descubierto el secreto: las mujeres eran las verdaderas organizadoras».

Las integrantes del DCO se especializaron según sus conocimientos profesionales. La doctora Zofia Kuratowski gestionó la sectorial de salud del movimiento, ocupándose de más de mil prisioneros políticos. Criticó con fuerza y tenacidad las condiciones de encarcelamiento y contribuyó a internacionalizar la causa del movimiento, participando en revistas internacionales como New Scientist. Incluso fue capaz de conseguir un millón de dólares en donaciones en una estancia en Estados Unidos.

Lech Walesa y otros líderes fueron liberados a finales de 1982. El 22 de julio de 1983 se levantó la ley marcial. Los hombres volvieron a hacerse cargo de la promoción del movimiento y Walesa recibió el Nobel de la Paz ese mismo año. Solidaridad había sobrevivido a la época más dura de la represión gracias al liderazgo anónimo de sus mujeres. Las acciones de no violencia continuaron hasta que el gobierno, ahogado por la deuda externa, se vio forzado a organizar unas elecciones que hicieron de Walesa el primer Presidente de la Polonia democrática.

Las acciones de aquellas mujeres polacas contestaron premonitoriamente a la pregunta que la actriz Emma Watson hizo recientemente en las Naciones Unidas: «¿Cómo podemos cambiar el mundo de manera efectiva si sólo la mitad de sus habitantes es invitado a participar en la conversación?» En el caso del movimiento polaco, hubiera sido imposible.

Eduardo Peris Deprez es especialista en estudios de la guerra y doctorando del King‘s College (Londres) @misterperis. Xavier Carmaniu Mainadé es doctor en Historia Contemporánea @Xaviercarmaniu.

Enlace del artículo original en catalán:

https://www.elnacional.cat/ca/politica/dones-no-violencia-polonia-independencia_219693_102.html


Enlaces relacionados:

38 ideas fuerza para avanzar en una estrategia civil noviolenta que haga frente a usurpaciones de las instituciones o golpes de estado y a agresiones exteriores o ocupaciones territoriales. Gene Sharp.

La revuelta pacífica (1). Entender la estrategia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (2). Gandhi y la perseverancia de la no violencia. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (3). Serbia: Doce jóvenes tumban la dictadura de Milosevic. Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica (y 5). ¿Qué se esconde detrás la historia de Rosa Parks? Eduard Peris y Xavier Carmaniu.

La revuelta pacífica. El hombre que tumbaba dictaduras con libros: Gene Sharp (1928-2018). Eduard Peris.

Porqué hay que llevar un lazo amarillo. Pepe Beúnza.

Las múltiples caras de «nuestra sal». Lluís Planas Herrero.

Comentarios sobre el 1-O. Pepe Beúnza.

Pepe Beúnza: «Si no fuera por la desobediencia civil, todavía estaríamos en las cavernas».

Carta a un policia armado. Lluís Maria Xirinacs.

Acto de recuerdo del legado de Xirinacs en el barrio barcelonés de la Sagrada Familia.

Bruselas «si el Estado impide el 1-O».

Vaga de fam per Catalunya. Diari de vint-i-un dies (Huelga de hambre por Cataluña. Diario de veintiún días). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

L'espectacle obsessiu. Diari de presó-I/1974 (El espectáculo obsesivo. Diario de prisión-I/1974). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

Entro en el gran buit. Diari de presó-II/1975 (Entro en el gran vacío. Diario de prisión-II/1975). Lluís Maria Xirinacs (pdf, en catalán).

La no-violència en la pau i en la guerra (La no-violencia en la paz y en la guerra). Mohandas Karamchand Gandhi (pdf, en catalán). Introducción: Lluís Maria Xirinacs (en castellano).

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto