Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevos apartados:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Diario de un senador.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el rotativo Mundo Diario, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentes españolas, entre los años 1977 y 1979.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

La especulación inmobiliaria y el silencio de los corderos.

Nanyang Technological University de Singapur.Compartimos la presentación de un libro que recupera y actualiza la propuesta diseñada por el escritor, periodista, político y economista Henry George (1839-1897) para aplicar una transformación en el sistema de impuestos que grave más las rentas de la tierra y libere de cargas, por ejemplo, las rentas del trabajo, con el objetivo de evitar la especulación inmobiliaria, racionalizar la planificación del suelo e incluso facilitar una renta básica para cada persona mayor de edad.

El equipo encabezado por Agustí Chalaux (1911-2006) y Lluís Maria Xirinacs (1932-2007) adaptó las propuestas georgistas en su Sistema General para facilitar una progresiva y no agresiva municipalización de la tierra, especialmente la urbana. Ello permitiría la suficiencia presupuestaria de los municipios y regularía a la larga el acceso a la vivienda a todas las familias (llamadas por Chalaux «grupos sexuales nutricios»).

Damos nuestro apoyo al debate que reabre este nuevo libro, que se centra en la aplicación de estas soluciones en el caso concreto del Estado español, entendiendo que pueden llevarse a cabo en cualquier estado del mundo.

Equipo del Centro de Estudios Joan Bardina.
Viernes, 14 de abril del 2017.


La especulación inmobiliaria y el silencio de los corderos.

Voz Pópuli. Logotipo.VozPopuli. Viernes, 23 de Octubre del 2016.

Desde la heterodoxia. Opinión.

Los especuladores del suelo y la banca llevaron el mercado inmobiliario a límites que no podían asumirse por los compradores, arruinando a miles y miles de familias.

Torre Espacio, vendida a un inversor filipino. EFE.
Torre Espacio, vendida a un inversor filipino. EFE.

Juan Laborda. EFE.EFE.
Juan Laborda.

Esta semana he tenido el honor de presentar el libro del abogado argentino y español Fernando Scornick y del economista británico Fred Harrison, «La Especulación Inmobiliaria y el Silencio de los Corderos», de la editorial Lola Books. Esta obra imprescindible se refiere a los enormes estragos que la especulación inmobiliaria ha causado en nuestro país y a las enormes secuelas que ha dejado en la sociedad. Los autores analizan los mecanismos de la renta del suelo y la relación del acceso a la tierra con el empleo y los salarios. La digresión se complementa con el estudio del sistema impositivo vigente y su comparación con el de otros países. Finalmente Scornik y Harrison ofrecen y proponen las únicas reformas en las cuales, según ellos, se debe basar un régimen de justicia distributiva.

En el planteamiento del libro se detalla la complicidad de las élites políticas con un sistema monopólico, que solo podrá ser detenido cuando los ciudadanos tomen democráticamente el control de las políticas, fundamentalmente las fiscales, hoy instrumentadas en beneficio de los buscadores y apropiadores de rentas. Ante el actual caos económico, que pudo evitarse, los autores proponen las reformas necesarias destinadas a reorientar la economía lejos de los ciclos de negocios, las burbujas y de sus estallidos. Dichos ciclos victimizan a casi todo el mundo, especialmente a los grupos más vulnerables, a través del desempleo, la pobreza, la desigualdad, y la falta de acceso a la vivienda.

Impuesto sobre la renta del suelo.

La solución más simple y práctica, según los autores, para que no se repita la burbuja, pasa por gravar drásticamente la renta del suelo –su valor de renta anual–. En el mundo anglosajón es usual gravar la tierra por su renta anual y no por su valor capital ya que éste último puede descender si se aplica un impuesto alto, dejando al impuesto sin objeto imponible y creando una situación incierta. En cambio la renta de la tierra siempre seguirá existiendo, y al cobrar parte de la renta el Estado lo que disminuirá será el valor venal de la tierra y su valor locativo.

Podría también gravarse las plusvalías fantásticas que se generan al incluir la tierra como urbanizable en un Plan General. Sin embargo, ello no impediría que se generaran plusvalías futuras. La forma de impedirlo no es ir aplicando impuestos a la plusvalía en cada transmisión sino gravar siempre en forma drástica la renta anual de la tierra.

En la renta de la tierra debemos incluir todos los recursos naturales, incluyendo el petróleo, el agua, minerales, el espectro electromagnético… y no solamente la superficie que se usa para carreteras o para construir edificios. En el libro se detalla cómo no habría internet sin «naturaleza» en la forma de espectro electromagnético, cuyas rentas han hecho millonarios a Bill Gates o Carlos Slim.

En el libro se menciona el régimen del suelo en las ex colonias británicas de Singapur, Hong Kong y Australia y otros países que han sabido frenar la especulación inmobiliaria –Corea del Sur–. En Singapur no hay propiedad privada de la tierra. En Hong Kong exactamente igual, no hay ni nunca hubo propiedad privada de la tierra –la tierra se arrienda pero no se vende–. En ambos casos –Singapur y Hong Kong– hay un impuesto sobre el valor de la renta anual de la tierra. En Australia, donde las tierras públicas, que incluyen los arrendamientos a plazo que concede la Corona, representan el 68% del total, hay un impuesto a la tierra que varía según los distintos estados. En Corea del Sur se aplican conjuntamente impuestos drásticos sobre las plusvalías e impuestos sobre la propiedad. En Europa destaca la experiencia de Dinamarca, donde hay diversos impuestos que gravan la tierra, sobre el valor de mercado, y los edificios.

Una propuesta para España.

España si quiere cambiar de modelo productivo debe convertir en antieconómica la inversión inmobiliaria, refugio permanente de los españoles bajo un sistema absolutamente irracional. Es necesario incrementar radicalmente el impuesto inmobiliario para llevarlo a niveles de otros países desarrollados, bajando otros gravámenes y estableciendo eximentes para viviendas modestas. Se trata de cambiar radicalmente el régimen fiscal español. La recaudación incrementada del impuesto inmobiliario debe utilizarse para rebajar o suprimir otros impuestos como el IVA y el IRPF y/o financiar la renta básica.

La mejor forma sería gravar en forma directas el valor del suelo urbano y rural, tal como se hace actualmente con el IBI pero sobre valores que representen como mínimo el 80% del valor de mercado. Un posible comienzo de implantación del sistema sería estableciendo una tasa promedio del 2% sobre el 80% del valor comercial, evitando gravar a los sectores de propiedades de más bajo valor. De esta manera se recaudaría 49.000 millones de euros, que permitirían reducir al mínimo posible el IVA y las rentas del trabajo. Si aplicáramos una tasa promedio del 3% la recaudación sería espectacular, 73.000 millones de Euros, lo que permitiría reducir al mínimo el IRPF, disminuir el IVA y financiar una renta básica. Ello supondría dar un impulso a nuestro país y cambiar de verdad nuestro sistema productivo.

Los especuladores del suelo y la banca llevaron el mercado inmobiliario a límites que no podían asumirse por los compradores, arruinando a miles y miles de familias. Son los verdaderos artífices de la deuda privada patria, dando lugar a un endeudamiento irresponsable. Son los bancos los que deben afrontar junto con los especuladores las consecuencias del infierno que ellos mismos crearon, junto con gobiernos que toleraron y fomentaron la especulación inmobiliaria, germen de la corrupción de nuestro país.

Enlace del artículo original en castellano:

http://www.vozpopuli.com/desde_la_heterodoxia/especulacion-inmobiliaria-silencio-corderos_7_965073486.html


Enlace relacionado:

Municipalización del suelo. Experiencia de Hungría.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto