Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

La lucha por los derechos de las mujeres: el 8 de Marzo.

Comisiones Obreras de Cataluña. Logotipo histórico.Revista Treballadora. Número 14. Marzo de 2002. Comisiones Obreras. Secretaría de la Mujer de la CONC. Páginas 2 y 3.

El mito del 8 de marzo.

Mujer con bandera al frente de un desfile.El nacimiento del Día Internacional de la Mujer, al contrario de lo que se creía, no radica en un evento aislado, sino que debe situarse en un contexto histórico e ideológico mucho más amplio.

Ante la necesidad de existencia documentada de un hecho que motivara la celebración del Día Internacional de la Mujer, nos encontramos con un relato que ha llegado a ser un mito, y del que la única constancia que hay es la transmisión que se hace de una generación a otra.

Según la historia española, el 8 de Marzo se vincula al incendio ocurrido en aquella fecha de 1908 en la fábrica textil Cotton, de Nueva York, provocado por el mismo empresario a causa de unas obreras que se habían declarado en huelga y estaban cerradas en la empresa. Para hacer tambalear esta teoría, basta con mirar el calendario: el 8 de marzo de 1908 era domingo, un día extraño para declararse en huelga porque no perjudica mucho el empresario. Pero sí es cierto que hubo un incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist Company, en el que murieron muchas mujeres, la mayoría chicas inmigrantes de entre 17 y 24 años; no fue, sin embargo, el 8 de marzo de 1908, sino el 25 de marzo de 1911, días después, pues, de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer.

Según la historia norteamericana, se vincula el origen del 8 de Marzo a una manifestación de trabajadoras del sector textil en la ciudad de Nueva York, donde pedían mejoras laborales, que, según unas versiones, tuvo lugar el 8 de marzo de 1857, y, según otras, el mismo día de 1908. Esta manifestación, aunque tuvo lugar, no fue ni el 8 de marzo de 1857, ni el 8 de marzo de 1908, como se suele aducir. Fue el 27 de septiembre de 1909, cuando los trabajadores del sector textil hicieron una huelga de trece semanas (hasta el 15 de febrero de 1910) en demanda de mejoras laborales. Por lo tanto, hay que decir que este hecho tampoco fue el origen de la celebración del 8 de Marzo.

Las historiadoras Liliane Kandel y François Picq afirman que el mito que sitúa la manifestación en el año 1857 fue creado en 1955, para eliminar el carácter comunista que más tarde adquirió el Día Internacional de la Mujer.

Orígenes del 8 de marzo.

Mujer manifestante agarrada por un policía.En Estados Unidos, en 1903, las mujeres sindicalistas y de profesiones liberales, a la vez que hacían campaña por el derecho al sufragio, consiguieron organizar las trabajadoras en torno a sus derechos políticos y económicos. Aquellos años fueron tristes y amargos para muchas mujeres, que subsistían con condiciones de trabajo terribles y en unos hogares caracterizadas por la pobreza y a menudo por la violencia.

En 1909, el último domingo de febrero, en Estados Unidos, unos meses antes de que las trabajadoras del textil de Nueva York comenzaran su huelga, las mujeres socialistas proclamaban el primer día de la mujer, Woman’s Day, con grandes manifestaciones, en las que reivindicaban sus derechos políticos y económicos.

Al año siguiente, y también el último domingo de febrero, vuelve a celebrarse el Woman’s Day, con objetivos, pero, más definidos. Por un lado se quería despertar la conciencia de las clases obreras y hacer evidentes las condiciones de semiesclavitud económica en que vivían las mujeres, y, por otro, hacer crecer el interés en el Partido Socialista Americano, que decía que era el único que defendía la igualdad económica y social de hombres y mujeres. La celebración más importante tuvo lugar en Nueva York, ya que fueron las huelguistas del textil las que asistieron al acto. Esto nos permite decir que el origen del Día Internacional de la Mujer no está en ninguna manifestación de obreras, sino que fueron las trabajadoras que habían terminado la huelga doce días antes las que asistieron a los actos celebrados por las socialistas en defensa del voto para las mujeres. Dado que la reivindicación que justificaba la celebración del Woman’s Day era el derecho de voto para las mujeres, a las obreras les era más fácil identificarse con las sufragistas que con los hombres de su misma clase social.

El Woman’s Day salió muy fortalecido del congreso del Partido, en 1910, ya que se aprobó reservar el último domingo de cada mes de febrero para la reivindicación del sufragio femenino, al tiempo que también se aprobó recomendar a las delegadas que asistirían a la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Copenhague, que debía celebrarse ese mismo año, que trasladaran la propuesta aprobada.

Así, durante la segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas se adoptó la conmemoración de una jornada especial de movilización, consagrada prioritariamente a la lucha por el derecho de voto de las mujeres. Fue la militante socialista Clara Zetkin quien presentó la propuesta, que tenía un cambio significativo, ya que, si bien las americanas habían comenzado a celebrar oficialmente una festividad dedicada a la mujer del año anterior y hablaban del Woman’s Day (Día de la mujer), Clara Zetkin la llamaba ya Women's Day (Día de las Mujeres), lo que estaba ligado al carácter internacional que la fecha adquiriría a partir de entonces. La fecha escogida para la primera celebración fue el 19 de marzo, muy significativa para el movimiento obrero alemán, ya que fue un 19 de marzo de 1848 que Guillermo de Prusia reconoció la fuerza del pueblo armado e hizo promesas como el reconocimiento del derecho de voto de las mujeres, promesas que finalmente no fueron cumplidas.

La celebración fue seguida en Austria, Dinamarca, Suecia y otros países europeos aparte, evidentemente, de Alemania. De todos modos, en los primeros años, el Día Internacional de la Mujer se celebraba en fechas diferentes según los países. En Suecia, por ejemplo, la primera vez hicieron coincidir la fecha con el 1 de Mayo y el año siguiente con el 12 del mismo mes.

En el año 1913 las socialistas alemanas tuvieron que convencer a sus compañeros para poderlo celebrar, ya que, aduciendo la poca asistencia de público a los actos del año anterior, eran reacios a celebrarlo. Se basaban en esta excusa para eliminar una celebración en la que las mujeres demostraban su independencia y proponían la organización de mítines por causas específicas y necesarias. Sin embargo, Clara Zetkin y Luise Zietz unieron esfuerzos y lograron celebrar el Día Internacional de la Mujer el 2 de marzo, el mismo día que se había escogido en Rusia.

En 1914, a propuesta de las alemanas, el Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez el 8 de marzo en Alemania, Suecia y Rusia.

Sólo hay una autora que se atrevió a justificar la elección de esta fecha, Renée Côté, que apuntaba como explicación el hecho de que el mes de marzo ya estaba cargado de contenido revolucionario, pero no daba más datos sólidos de por qué fue ese día y no otro.

La celebración de este día no se encuentra en Rusia hasta el 23 de febrero, 8 de marzo del calendario occidental, de 1913; animaron las obreras a organizar manifestaciones para protestar por la falta de derechos políticos y económicos.

También la Revolución Rusa de 1917 tuvo gran influencia en el Día Internacional de la Mujer. El amotinamiento de las mujeres rusas, el 23 de febrero de 1917, debido a la falta de alimentos, daría inicio al proceso revolucionario que acabaría en octubre de ese año. Los acontecimientos de aquel 8 de marzo son importantes no sólo porque dieron origen a la revolución y fueron protagonizados por mujeres, sino también porque, según todos los indicios, estos sucesos fueron los que hicieron que el Día Internacional de la Mujer se pasara a celebrar, sin más cambios hasta ahora, el 8 de marzo.

A pesar del estallido de la II Guerra Mundial, el Día Internacional de la Mujer se siguió celebrando, dando otro tipo a la celebración. En 1944, en el acto que tuvo lugar en Londres, se configuró en torno a la paz. El año siguiente, también en Londres, se impulsaba la necesidad de elaborar una carta en la que se incluyeran los derechos políticos, sociales, económicos y educacionales de las mujeres, propuesta que se dedicó a promover una comisión creada por las Naciones Unidas.

No deja de ser curioso que las Naciones Unidas, en la versión de los hechos que ofrecieron en ocasión del Año Internacional de la Mujer (1975), no mencione en ningún momento los hechos vividos en Rusia en 1917.

Dos años después, en 1977, las Naciones Unidas adoptaron una resolución que invitaba a todos los países a consagrar un día a la celebración de los derechos de las mujeres y de la paz internacional. El 8 de Marzo se convirtió este día de reconocimiento.

Carme López.
Secretaría de la Mujer de CCOO de Cataluña.


Enlace de la revista original en catalán:

http://www.ccoo.cat/revistes/treballadora/treballadora14.pdf

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto