Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevo apartado:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentrs españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Alternativas a los impuestos para financiar la Renta Básica y la necesidad de una alternativa a la moneda anónima.

1. Alternativas a los impuestos para financiar la Renta Básica.

La implantación de una Renta Básica para asegurar un mínimo consumo de todas las personas sin ingresos choca con un posible primer obstáculo para su implantación: los impuestos para financiarla serían tan onerosos que los contribuyentes afectados se opondrían a su aplicación, impidiendo que se alcance un consenso en ese sentido.

Sin embargo, existen hipótesis de financiación alternativas que supondrían, de verificarse, la superación de este inconveniente.

La propuesta de Banco Comunitario de Maurice Allais.

Maurice Allais.Maurice Allais, Premio Nobel de Economía del año 1988, propuso que las personas que están obligadas a ingresar sus ahorros en cuentas bancarias, -que se calcula son el 95% de los asalariados en los estados ricos-, establezcan un contrato con las entidades financieras privadas (bancos, cajas de ahorros y compañías de seguros) cediéndoles la totalidad o una parte de su saldo, por un tiempo determinado.

El resto de ese saldo, libre de este contrato, se denominaría «saldo exento de contrato bancario».

El conjunto de estos saldos exentos, a pesar de permanecer formalmente en las cuentas de las entidades financieras privadas, estarían a disposición de un Banco Comunitario, creado por ley. Esta disponibilidad se puede ver facilitada por el uso de las redes telemáticas.

Es posible que la masa monetaria a disposición del Banco Comunitario pudiera ser considerable.

Los excedentes de producción.

Gracias, entre otras cosas, a los avances tecnológicos en el campo de la producción de bienes de consumo, podemos afirmar que existe un potencial productivo suficiente para alimentar a todas las personas del planeta.

Por un lado, existe un potencial productivo que podría generar una cantidad considerable de excedentes. Por otro lado, existe un conjunto de personas dispuestas a adquirir estos excedentes, si dispusiesen del dinero para adquirirlos.

Para resolver este problema, dentro de una comunidad geopolítica tal como un estado o un conjunto de estados (por ejemplo, la Comunidad Europea), una hipótesis consistiría en inventar el dinero necesario para adquirir estos excedentes, y repartirlo en las cuentas corrientes bancarias de las personas sin la liquidez necesaria.

Una objeción a la invención de dinero para permitir la compra de excedentes es que ello provocaría inflación. Conviene aclarar que la invención de dinero propuesta supondría precisamente un equilibrio entre oferta y demanda, -que, por definición, es la ausencia de inflación y deflación-, y que la carencia de dinero para comprar unos bienes de consumo existentes es deflacionaria.

La invención de dinero en cuentas corrientes es una herramienta común de las entidades financieras privadas, que se emplea, por ejemplo, en la concesión de préstamos. Los límites a esa invención de dinero lo constituyen los llamados «coeficientes de caja», basado en los límites de prudencia establecidos según la actividad de los clientes para retirar una parte de estos saldos en efectivo.

El impuesto sobre la tierra de Henry George.

La tierra es un bien limitado, no está producida por el hombre y, originariamente, era de propiedad comunitaria. Por lo tanto, restablecer la antigua situación supondría que los municipios podrían realizar un urbanismo con capacidad de decisión sobre su territorio.

Henry George.Henry George (1839-1897) propuso el establecimiento de un impuesto único, que gravaría sobre la tierra. Sus propuestas económicas han sido aplicadas en diferentes partes del mundo y en épocas históricas distintas.

Mihály Károlyi.En Hungría, entre los años 1918 y 1919, el gobierno de Mihály Károlyi (apodado el «Conde Rojo») intentó llevar a cabo un sistema paulatino de municipalización de la tierra, basado en algunas ideas de Henry George.

La idea de esa propuesta era constituir, en cada municipio, un consejo tripartito formado por representantes de los propietarios, de los funcionarios y de los ciudadanos. En zonas más pobladas, como por ejemplo Budapest, el consejo trabajaba a nivel de distrito.

La misión de este consejo era negociar con cada propietario. Se le pedía las escrituras de las tierras que tenía y se le proponía que fijase un precio para cada una. Si el precio de cada propiedad era considerado demasiado elevado para el consejo, éste comunicaba al propietario que había de pagar, por adelantado, al municipio un impuesto anual del 6% del valor declarado. Entonces, el propietario podía disminuir este valor. Si el precio de la propiedad no era demasiado alto, entonces el consejo decidía comprar aquella propiedad, dando inmediatamente un 6% de su valor declarado, pues las arcas públicas húngaras se consideraban demasiado empobrecidas por la guerra como para hacer frente, de buen principio, al precio total.

Con este sistema, cada municipio húngaro iniciaba un proceso progresivo de compra de las tierras, requisito previo para poder realizar una autentica política urbanística con posibilidades de aplicación.

La propiedad comunitaria del suelo, establecida gradualmente, podría suponer unos ingresos para las instituciones públicas, ingresos oportunos para financiar las diferentes partidas de sus presupuestos y, entre ellas, la misma Renta Básica.

2. La necesidad de una alternativa a la moneda anónima.

Desde hace aproximadamente 4.500 años, la humanidad vive inmersa en un sistema de intercambio comercial basado en la moneda anónima, ya sea metálica o en papel.

La característica principal de este tipo de moneda es que no deja prueba de cada transacción. Ello permite la compra incontrolada de bienes lícitos e ilícitos, facilita el juego sucio, la corrupción y el soborno de cualquier persona e institución y es un elemento imprescindible para la existencia del mercado negro. Además, la desinformación que produce este tipo de moneda comporta dificultades tanto para una correcta planificación pública, como para el comercio privado.

Bullae.En la actualidad podemos saber, gracias a la arqueología, que existía un sistema de intercambio diametralmente distinto, en el que cada transacción dejaba constancia de todos los elementos que participan en ella. Prueba de ello son los restos arqueológicos existentes en el Asia Sud-Occidental, pertenecientes a ciudades que utilizaron este sistema durante miles de años. En el yacimiento de la ciudad de Uruk, su «Templo Rojo» almacenaba documentos contables realizados a lo largo de 200 años.

El regreso a un sistema de intercambio transparente y responsabilizador supondría la necesidad del establecimiento de una red pública de intercambio. Las informaciones particulares de cada agente del mercado deberían estar a disposición de este mismo agente, y en manos de un juez solamente en caso de apertura de una instrucción. Las informaciones del conjunto del mercado deberían estar a disposición de todos.

Billete de 500 euros.El cambio formal de las antiguas monedas de algunos estados europeos al Euro es una ocasión perdida para establecer la eliminación del dinero anónimo y la construcción de una red pública de intercambio en este continente. Además, con la circulación de los nuevos billetes de 100, 200 y 500 euros, se incrementarán las facilidades para corromper y sobornar.

3. Conclusión.

Renta Básica y sistema de intercambio no anónimo y responsabilizador son dos propuestas a tener en cuenta si queremos hacer frente a las injusticias del actual sistema económico imperante. Con ellas, podemos substituir el actual monopolio del capitalismo privado, con el establecimiento de un capitalismo comunitario complementario que supla sus carencias.

Brauli Tamarit.
Centro de Estudios Joan Bardina.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto