Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Estructura confederal de las comunidades humanas.

La historia de la Humanidad se ha caracterizado, en los últimos tiempos, por haber padecido numerosos conflictos relativos a las circunscripciones humanas en general, y a los estados y las naciones en particular.

Las reivindicaciones nacionales frente unas estructuras estatales rígidas son, frecuentemente, el origen de este tipo de conflictos. Sin olvidar los intereses económicos que suelen esconderse tras ellos.

Una fórmula o camino de solución de estos conflictos es la estructura confederal. La confederación era, en sus orígenes, la reunión voluntaria de varias comunidades para delegar competencias y presupuestos en unos órganos de gestión que las englobaba.

Por definición, la confederación es la estructura más flexible y democrática de asociación de varios pueblos, siempre y cuando la posibilidad de libre secesión de los miembros ya existentes y de incorporación voluntaria de nuevos miembros se mantenga.

Reproducción de un momento en la votación entre una secesión o anexión.
Reproducción de un momento en la votación entre una secesión o anexión.

Podríamos anticipar que la asunción de la estructura confederal por parte de todos los estados del Mundo actuales podría comportar la eliminación, a largo plazo, de la violencia en los conflictos por razones nacionales. Pero también hemos de tener en cuenta que la creación de un nuevo estado surgido de otro o de otros no puede, si se quiere continuar evitando este tipo de conflictos, constituirse en una nueva circunscripción rígida.

Se impone la necesidad, por lo tanto, de organizar un marco de funcionamiento, a nivel planetario, de todas las circunscripciones humanas. Por lo tanto, hace falta el establecimiento de unas reglas de juego flexibles y que se basen en el principio de subsidiaridad, ejercido voluntariamente.

La estructura confederal toma aquí un nuevo significado. Sería el tipo de estructura ideal en la cual se desarrollarían todas las circunscripciones humanas a todos los niveles, empezando por el hogar y finalizando por la entera humanidad (Confederación Mundial).

Para pasar de la situación actual a una nueva situación como la que aquí se formula, quizá sería conveniente aprovechar las estructuras de agrupación de estados ya existentes, empezando por la Organización de las Naciones Unidas, pero también la Comunidad Europea, la Organización de Estados Americanos, la Liga Árabe, la Organización de Estados Africanos, etc., estructuras que ya mantienen una cierta forma confederal, a pesar que la mayoría con competencias y presupuestos muy limitados.

Las reglas de juego para el funcionamiento de una estructura confederal podrían enumerarse así:

  • Ingreso y separación de cada circunscripción confederada por decisión voluntaria mayoritaria de las personas de la circunscripción a la cual pertenecen.
  • Existencia de un proceso de iniciativa popular que pemita proponer estas acciones.
  • Establecimiento de un sistema democrático, ya sea equilibrado o proporcional, de representación ejecutiva y legislativa de las circunscripciones, tanto las confederadas como la de la confederación a la cual pertenecen.
  • Establecimiento de un sistema automático de asignación de presupuestos para las circunscripciones confederales, de acuerdo con criterios de equidad.

Posibles limitaciones a estas acciones:

  • Necesidad o no de referendo por las circunscripciones confederadas ya existentes, respecto el ingreso de cada uno de los posibles nuevos miembros. Ya sea por unanimidad o por mayoría, ya sea por decisión de los órganos representativos o mediante referéndum decisorio de cada uno de los miembros ya existentes.
  • Establecimiento o no de un sistema ordenado de estructuras preestablecidas, con unas competencias preasignadas. Enumeramos aquí algunas: hogar, vecindad, barrio, municipio, comarca, agrupación de comarcas, región, nación, conjunto de naciones afines, continentes, etc. Posibilidad o no de establecer acuerdos excepcionales o excepciones a estas estructuras preestablecidas.
  • Establecimiento o no de unas limitaciones en el tiempo para proponer cambios dentro de las estructuras, tanto respecto la periodicidad de las propuestas de cambio, o respecto una vez aprobado o rechazado un cambio anterior.
  • Los referedums decisorios pueden coincidir o no con otros tipos de votaciones como, por ejemplo, elección de órganos ejecutivos o legislativos. Una idea para agrupar todas las votaciones en un mismo día es hacerlas cada cuatro años, y utilizar al máximo la fecha simbólica del 29 de febrero, o bien la de un determinado día de la semana anterior o posterior, en los lugares en donde se utiliza el calendario gregoriano.
  • Necesidad o no que la ubicación física de una circunscripción candidata a miembro de una confederación sea colindante con la de la circunscripción a la cual propone pertenecer. Posibilidad o no de establecer excepciones, basadas, por ejemplo, en la comunicabilidad por vías marítimas o en un cierto grado de proximidad fácilmente salvable.
  • Limitación o no para que circunscripciones que agrupan un número excesivamente pequeño de personas asuman competencias de un nivel muy grande, con el fin de no provocar una alteración demasiado artificial de sus órganos territoriales de representación. Como alternativa, se puede asumir una circunscripción mixta que agrupe todas las circunscripciones más pequeñas de un conjunto grande, con el fin que compartan representación.
  • Obligatoriedad o no que todas las comunidades humanas pertenezcan a una Confederación Mundial, ya sea directa o indirectamente.

Elementos que pueden contribuir a mejorar este sistema:

  • El establecimiento de una justicia independiente de cada uno de los miembros para defender las minorías y dirimir los conflictos surgidos en el interior de la confederación. Este sistema de justicia habría de recibir, de forma automática y periódica, una parte de los presupuestos conjuntos de la confederación, y los órganos de esta justicia independiente habrían de ser escogidos por los mismos miembros de la judicatura, y no por miembros de los órganos ejecutivos y legislativos.
  • Establecimiento de órganos legislativos dobles en las confederaciones, a partir de conjuntos que afectan un elevado número de personas. Por ejemplo, con un órgano de elección lo más proporcional posible, escogido, si puede ser, en circunscripción única (máxima proporcionalidad ideológica), y un órgano de elección territorial, a ser posible dividido en circunscripciones que representen los miembros confederados o, incluso, divididos por circunscripciones por cada miembro escogido, en este caso por un sistema mayoritario (máxima territorialidad).
  • Una alternativa es asignar a cada representante de órganos legislativos el número de votos populares recibidos, y aplicar el cálculo correspondiente en las votaciones de las cámaras en las cuales pertenecen.
  • Tratamiento adecuado de los derechos de las comunidades o conjuntos de comunidades nómadas o que no tienen un territorio estable.

Brauli Tamarit Tamarit.
Barcelona, jueves 11 de octubre del 2001.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto