Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Introducción progresiva de las galerías de servicios en las vías públicas de ciudades y pueblos.

Las obras de servicios soterrados crean problemas a los peatones.Las galerias de servicios son la solución racional, a largo plazo, al actual caos existente en las canalizaciones y conductos de comunicación de todo tipo en las calles, con un mínimo de anchura, en las ciudades y pueblos.

Para su implementación hace falta, en primer lugar, la voluntad política para iniciar el proceso, pues se trata de una propuesta que supone un proceso que requiere una inversión de tiempo considerable.

Una vez conseguida esta voluntad política inicial, con el consenso necesario de las fuerzas políticas presentes en el consistorio, se encargará un estudio de las áreas de implementación posible de estas galerías.

Las galerías contendrán las conducciones siguientes:

  • Agua.
  • Gas.
  • Electricidad.
  • Teléfono.
  • Cable de fibra óptica.
  • Servicios públicos como transformadores, analizadores, cabinas de semáforos, medidores de clima, etc.
  • Servicios concertados con usuarios o empresas particulares.
  • Otras conducciones públicas a estudiar en el futuro.

Estas galerías substituirán el actual caos existente tanto en el subsuelo de la población, como en las fachadas y los techos, mejorando considerablemente la seguridad, la eficiencia, la salud y la presencia estética. Pero hay ventajas específicas para cada servicio:

  • En el caso del agua, el cambio puede representar una mejora de la calidad del líquido, debido a la substitución de conducciones y junturas que depositan en ella materias nocivas para la salud de los consumidores.
  • En el caso del gas, el incremento de la seguridad puede ser notable, al ser el nuevo sistema más eficaz para hacer frente a futuros problemas de fugas.
  • En el caso del teléfono, así como también la televisión y las emisoras de radio, se facilita enormemente la modernización de las instalaciones, con la implantación de las conducciones por cable de fibra óptica.
  • En el caso del suministro del fluido eléctrico y las emisoras, el cambio puede representar un ahorro considerable a largo plazo, además de una disminución de las interferencias.
  • En el caso de servicios futuros, las galerías ponen al Ayuntamiento en una situación privilegiada de poder ofrecer un sistema reglado de conducciones a los particulares.

Los túneles bajo tierra son una alternativa al caos suburbano.Como es natural, se habrá de tener en cuenta los intereses empresariales y administrativos asociados a las actuales obras de reparación de los viejos servicios.

Advertimos que la implementación de las galerías, al ser un proceso paulatino, deja tiempo más que suficiente para la adaptación y reconversión de estas empresas.

Su dedicación a obras puntuales, y sus ingresos en función de las averías que se producen pasarán, también de una manera paulatina, a ser una especie de «leasing» en el mantenimiento de los servicios debidamente canalitzados, «leasing» que no se habrá de ver incentivado precisamente por la mala salud crónica de las conducciones.

En el estudio de implementación progresiva de las galerías se habrá de contar con la posibilidad de realizar una experiencia piloto, preferentemente en manzanas de los barrios de islas de casas regulares.

Las obras se habrán de iniciar en uno o varios lugares de la población, avanzando por tramos contiguos de calle comprendidos entre dos de perpendiculares.

Este avance constituye como una especie de «mancha de aceite» que lenta e inexorablemente va invadiendo las calle mínimamente anchas de la ciudad. Se pueden dejar para acciones posteriores las calles y pasajes más estrechos y los de los barrios de planta antigua.

Antes de atacar un tramo de calle, hará falta el concurso de representantes de las diferentes compañías afectadas, los cuales habrán de proporcionar la ubicación actual de sus conducciones.

También se habrá de tener en cuenta la ubicación de las cloacas, la solidez de los cimientos de las casas de alrededor y la posible existencia de elementos naturales, como vías de agua, nidos de animales o raíces de árboles, restos arqueológicos o construcciones enterradas, como túneles de metro y ferrocarril, párquings, etc.

En caso que el Ayuntamiento no tuviese en disposición los planos relativos a todos los servicios del área a modificar, hará falta realizarlos expresamente para la ocasión, hasta el extremo, si es necesario, de realizar una obertura expresa en el subsuelo para hacer una investigación.

Elementos a tener en cuenta en las galerías:

  • Consolidación de una superfície más estable, con un enbaldosado bien nivelado, estéticamente correcto y con las jardineras armónicamente construídas.
  • Preveer la circulación de, como mínimo, un operario de pié en el interior de la galería y tener elementos a punto de acondicionamiento, como ventilación o de seguridad como refugios o alarmas, para casos de accidente.
  • Preparación para el acceso a su interior de forma centralizada, desde un comandamiento externo que vigilará el buen funcionamiento de todos los servicios del área.
  • Existencia de puertas que separen los diferentes tramos de galería en compartimentos estancos, restringiendo los accesos y incrementando la seguridad de la galería en caso de avería grave.
  • Preveer la separación necesaria entre algunas conducciones, cuya proximidad pueda resultar peligrosa, como la electricidad con el gas o el agua.
  • Preveer una obra complementaria a la galería por parte de los edificios de nueva construcción, mediante una conducción transversal que irá a parar a los servicios específicos de la finca.
  • Preveer el paso por las galerías de la instalación regular de algunos servicios superficiales como coordinación de semáforos, farolas, cabinas de teláfonos, fuentes de agua pública, bocas de incendio, «pirulís» con medidores climáticos, paneles de publicidad o de expresión ciudadana, etc.
  • Evitar la previsible patología superficial entre los peatones, fruto de la presencia concurrente de campos electromagnéticos y vías de agua. Los asientos para reposo de los peatones se habrán de apartar de las zonas «enfermas».
  • Supresión progresiva de las antiguas conducciones enterradas, de los cables que cuelgan de las paredes y de las antenas de los techos. Análisis y eliminación conjunta de las antenas afectadas por radioactividad y reciclaje selectivo de los materiales.

Sabemos que de las obras de mantenimiento de los servicios en las vías públicas de algunas ciudades del Estado español el alcalde, otros funcionarios y representantes públicos del ayuntamiento reciben una comisión. Para no dejar de incentivar estas autoridades municipales en la creación de las galerías de servicio, se trataría de substituir paulatinamente las actuales obras de mantenimiento por un alquiler por parte del Ayuntamiento a las empresas de servicios públicos para el uso de los túneles, de tal forma que se garantizarían unos ingresos periódicos de las personas interesadas.

Barcelona, a sábado 10 de abril de 1999.
Agustí Chalaux de Subirà.
Brauli Tamarit Tamarit.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto