Català | Castellano | English | Français | Deutsch | Italiano | Galego | Esperanto
En aquest lloc «web» trobareu propostes per fer front a problemes econòmics que esdevenen en tots els estats del món: manca d'informació sobre el mercat, suborns, corrupció, misèria, carències pressupostàries, abús de poder, etc.
Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Lista de correo | Contactos-e-mail | Blog

Nuevo apartado:

Al servicio de este pueblo.
Lluís Maria Xirinacs.
Artículos publicados en el diario Avui, cuando Lluís Maria Xirinacs era senador independiente en las cortes constituyentrs españolas, entre los años 1977 y 1979, traducidos al castellano.

Publicaciones:

Pequeña historia de la moneda.
Agustí Chalaux de Subirà, Brauli Tamarit Tamarit.

El capitalismo comunitario.
Agustí Chalaux de Subirà.

Un instrumento para construir la paz.
Agustí Chalaux de Subirà.

Leyendas semíticas sobre la banca.
Agustí Chalaux de Subirà.

Ensayo sobre Moneda, Mercado y Sociedad.
Magdalena Grau Figueras,
Agustí Chalaux de Subirà.

El poder del dinero.
Martí Olivella.

Introducción al Sistema General.
Magdalena Grau,
Agustí Chalaux.

Reforestación forestal. La experiencia del Tirol italiano.

Después de la Segunda Guerra Mundial, en el Titol italiano, se decidió llevar a cabo una propuesta de la época del tirano Benito Mussolini jamás aplicada.

La propuesta tenía como objetivo la reforestación de las montañas, con el concurso de los terrenos intermunicipales y de los propietarios de bosques. La propuesta no tiró adelante porque los propietarios de bosques no estaban de acuerdo y presionaron a Mussolini para que no la aplicase.

Después de la guerra, De Gasperi vió que, en el Tirol, había una reacción nacionalista contra el Estado italiano muy fuerte y decidió dar una extensa autonomía a este territorio, dotando a ésta de recursos económicos. Además, decidió llevar a cabo la propuesta de reforestación al Tirol, aplicándola a los bosques intermunicipales y excluyendo, en principio, la participación de los propietarios particulares.

La reforestación se hace necesaria cuando se sabe que una montaña con árboles y arbustos evita la erosión del suelo, recicla el exceso de anhídrido carbónico y genera el agua limpia necesaria para llenar fuentes y pozos.

A cada ingeniero forestal, al finalizar la carrera, se le proponía cuidarse de una montaña desforestada. La montaña quizá tenía un nombre, pero en el bosque que la rodearía se le daría el nombre del ingeniero forestal que la regenerase.

El ingeniero forestal contaba con la ayuda de algún campesino en época de baja faena.Al ingeniero forestal se le construía dos casas próximas al bosque o situadas en su interior: una como vivienda particular y otra para trabajar, con las herramientas necesarias. También disponía del presupuesto inicial correspondiente y de la colaboración de algún campesino, contratado en épocas de baja labor en el campo.

El ingeniero empezaba protegiendo cada nivel de la montaña mediante barreras, y en cada nivel plantaba árboles y arbustos de las razas propias de la zona. También se encargaba del aprovechamiento de la madera de los árboles, lo cual daba un rendimiento económico creciente.

Y así, poco a poco las montañas asignadas a los ingenieros forestales, antes peladas y descuidadas, iban recobrando la vegetación. Cada ingeniero veía como crecía su bosque, bautizado con su nombre, lo cual le suponía un reconocimiento a su labor y era un incentivo para hacer la labor bien hecha.

Cuando la repoblación de la montaña era una realidad y los primeros árboles ya tenían una cierta edad, el rendimiento del bosque suponía unos ingresos suficientes para mantener el sueldo del ingeniero, el de sus ayudantes y los gastos necesarios. Los propietarios particulares, pasado el tiempo, ven con buenos ojos la experiencia y algunos desean participar del negocio de mantenimiento del bosque en sus propios terrenos.

De la participación posterior de los propietarios particulares en la explotación forestal supuso un cierto enriquecimiento por su parte. Enriquecimiento que contrasta con la situación de los propietarios particulares del Tirol austriaco. Se puede decir que los propietarios de tierras del Tirol italiano tienen grandes coches y tractores pequeños, mientras que los del Tirol austriaco tienen pequeños coches y tractores grandes.

Un bosque construido mediante este sistema es un bosque cuidado con los caminos forestales necesarios para mantenerlo y hacer excursiones. También se puede incluir un pequeño edificio que funciona como exposición, donde hay planos de los relieves y de las secciones de la montaña, fotografías, descripción de las variedades vegetales plantadas, recordatorio de los ingenieros forestales que se han responsabilizado sucesivamente de la montaña, etc. Contrastan los bosques cuidados del Tirol italiano con los bosques espontáneos y descuidados del Tirol austriaco.

Barcelona, a lunes 19 de julio de 1999.
Agustí Chalaux de Subirà.
Brauli Tamarit Tamarit.

Portada | ¿Quiénes somos? | Enlaces | Agenda | Actividades realizadas | Contacto